Una de las prácticas más efectivas y sencillas cuando andas falto de equilibrio es el enraizamiento
Todo lo que necesitas son... electrones Todo lo que necesitas son... electrones! 21-04-2017

Una de las prácticas más efectivas y sencillas cuando andas falto de equilibrio es el enraizamiento. Se trata de un ejercicio esencial en Vida Radiante y en ayurveda, pero ¿qué tiene que ver eso con los electrones y, de paso, con el Día de la Tierra que se celebra mañana? Tu cuerpo es parte del campo elecro-magnético del planeta. Para que esté sano y funcione de manera óptima necesita recargarse de los electrones (partículas elementales con carga negativa) que ese campo eléctrico le proporciona de forma natural. El estilo de vida que llevamos hoy en día impide esta toma de tierra que ha sido parte de nuestra historia hasta hace muy poco. Vivir en pisos altos, calzar zapatos con suelas de plástico o pisar únicamente asfalto son actividades muy recientes. No sé tú, pero yo, cuando llevo trabajando en mi oficina toda la mañana o incluso cuando he estado dando clase y hablando durante muchas horas, tengo la sensación de que la electricidad de mi cuerpo va hacia arriba. En esos momentos, lo que más me ayuda es quitarme los zapatos y poner los pies directamente sobre la tierra. Algo tan sencillo como esto es de vital importancia para tu salud. Estar en contacto directo con la Tierra, ya sea con los pies descalzos, sentados o tumbados sobre ella tiene numerosos beneficios:

Minimiza los efectos negativos de la polución eléctrica de nuestro entorno.

Reduce la inflamación de tu cuerpo-mente.

Te llena de energía positiva y de vitalidad.

Revierte el envejecimiento y es uno de los mejores antioxidantes que tenemos al alcance de los pies ;).

Calma el ritmo trepidante de la mente permitiendo así que recuperes un estado de calma natural.

Equilibra el sistema nervioso permitiendo que duermas mejor y que tu vida esté libre de estrés.

Sólo 15 minutos al día son suficientes. Descálzate y mete los piececillos en la orilla del mar o ponlos sobre la hierba perlada de rocío, si es posible. El hormigón, el ladrillo o los azulejos de cerámica también son conductores de la electricidad terrestre, siempre y cuando estén sin tratar. ¡Ojo! Los siguientes materiales te aíslan de la tierra: madera, asfalto, goma y plástico. Desde el punto de vista espiritual, el enraizamiento te recuerda profundamente a dónde perteneces. Las células tienen memoria y esta práctica despierta el recuerdo de que todos formamos una red de conciencia infinita unida intrinsicamente con el planeta madre.  

Jai Bhumi Devi Svaha

Déjanos tus comentarios

Acepto expresamente la política de privacidad

0 comentarios ...

Últimos posts